¿Quieres recuperar el dinero que invertiste en cuotas participativas de la antigua CAM?

Cifras principio

En el año 2008, ya en plena crisis financiera, la antigua Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), actualmente Banco de Sabadell, emitió unos títulos denominados CUOTAS PARTICIPATIVAS.

Estos son unos títulos valores, cuyas principales características son:
1. Vencimiento indeterminado.
2. Rentabilidad indeterminada.
3. No está garantizada la inversión por el Fondo de Garantía de Depósitos.
4. Posibilidad de perder todo o parte de la inversión realizada.

Con estas cualidades, no es de extrañar que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) calificara las CUOTAS PARTICIPATIVAS CAM, como producto complejo, es decir, apto sólo para inversores avezados que buscan alta rentabilidad, asumen un alto riesgo y tienen conocimientos sobre el funcionamiento de los mercados financieros.

La entidad emisora (Caja de Ahorros del Mediterráneo), comercializó este producto desde su emisión en 2008 hasta que fue intervenida por el Banco de España en el año 2011.
Hasta aquí todo podría ser normal, ya que se trata de un producto como tantos otros que existen en el mercado financiero.

Lo que no se hizo correctamente fue precisamente la comercialización, ya que, como hemos dicho al principio, se trataba de un producto complejo cuyo público objetivo debería haber sido un cliente profesional que supiera los riesgos que asumía en el momento de su contratación.

Monedas

Pero la CAM no ofreció este producto a este tipo de cliente, sino que colocó el producto (como se dice en el argot bancario cuando se vende un producto a un cliente sin dar las explicaciones oportunas sobre el mismo) a clientes que de ninguna manera cumplían con ese perfil, ya que normalmente los destinatarios de las CUOTAS CAM fueron

pequeños ahorradores y pensionistas

que nunca habían contratado ningún tipo de producto financiero distinto del tradicional plazo fijo o libreta de ahorro. Además de

clientes que necesitaban financiación

y, aprovechando esa necesidad, le financiaban además del importe que el cliente necesitaba, la inversión en CUOTAS PARTICIPATIVAS CAM, incrementando el préstamo solicitado en el importe de dicha inversión, siendo ésta una condición innegociable para la aprobación de la financiación que el cliente había solicitado.

De esta forma la antigua CAM, al comercializar las CUOTAS PARTICIPATIVAS, incumplió de forma flagrante la legislación europea sobre productos financieros, en vigor desde noviembre de 2007, conocida como MIFID.

Esta normativa clasifica a los clientes como minoristas o profesionales en función de sus conocimientos, experiencia, situación financiera y objetivos de inversión. Teniendo los clientes minoristas el grado de protección máximo. Además, las entidades deben valorar la conveniencia y la idoneidad para cada inversión que ofrezcan al cliente o que éste les demande y clasifica a los productos entre complejos y no complejos.
Asimismo, establece que

la actuación de las entidades debe ser “honesta, imparcial, profesional y en el mejor interés del cliente.

Lo que también se ha incumplido en muchísimos casos en la comercialización de este producto.

Por lo tanto, si eres uno de los perjudicados por las CUOTAS PARTICIPATIVAS CAM, y antes de la contratación no te explicaron que:
1. El producto que estabas contratando era un producto complejo.
2. Que no tenía plazo determinado.
3. Que no estaba garantizada la rentabilidad.
4. Que no estaba garantizada la inversión realizada, es decir tu dinero.
5. Que no estaba cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Gráfica

Tienes muchas probabilidades de poder recuperar tu dinero, llámanos y te informamos de forma gratuita. Si decidimos llevar a cabo la reclamación en Tortosa Asociados no te cobraremos nada hasta que no recuperes tu dinero.
Pepe Martínez Tortosa
Socio de Tortosa Asociados

exito

Recent Posts

Leave a Comment